Contaminación, ineptitud y corrupción

Eduardo Farah

Dos terceras partes de la contaminación atmosférica se deriva de los vehículos, y ésta por la gran corrupción en los verificentros no se ha podido contener, ya que los más contaminantes como la flota de carga-diesel y de transporte público tanto de gasolina como diesel no son revisados correctamente y muchos son verdaderas chimeneas ambulantes. Además, hay un gran número de carcachas y camionetas de desecho de 6 y 8 cilindros circulando, principalmente en el estado de México.

Otro problema es que la mayoría de los autos nuevos hechos en México que se venden aquí, no traen la tecnología ni equipamientos necesarios para evitar contaminar, mientras que los que envían a Estados Unidos o Europa van totalmente equipados. El Centro Mario Molina que se dedica al estudio de la atmósfera en la ciudad declaró que el 40% de los autos con holograma doble cero y el 80% del 0 violan la normatividad y eso que esta es bastante laxa.

El gobierno de la CDMX no tiene un proyecto inteligente para enfrentar este tremendo problema y menos con la secretaría de medio ambiente Tanya Müller García reconocida por todos como una persona que miente y que realiza un trabajo mediocre, puesta ahí por tráfico de influencias, porque da el visto bueno a todos los permisos de cambio de Uso de Suelo en Áreas Verdes y se calla cuando su jefe Miguel Mancera le quita la protección a las Áreas de Valor Ambiental entregándolas al Cartel Inmobiliario.

Obviamente hay más soluciones que el Hoy No Circula, porque el 80% de la contaminación la generan las antes mencionadas flotas camioneras y las carcachas que siguen circulando.

Las propuestas ecológicas ante este problema para la CDMX y el Estado de México son:

  1. Control estricto en verificación, sin trampas.
  2. Exigir a las armadoras automóviles con tecnología de punta.
  3. Sacar de circulación automóviles, camionetas y camiones que no tienen solución por obsolescencia.
  4. Promover un transporte público coherente (que no contamine), limpio y seguro.
  5. Promover la cultura de la bicicleta a fondo, con ciclovías-estaciones por toda la ciudad que faciliten su existencia.
  6. Cobrar impuestos extras a los autos que más gasolina requieren y premiar con descuentos a los vehículos eléctricos.

También urge reforestar las tres sierras Chichinautzin (rumbo a Cuernavaca), De las Cruces (rumbo a Toluca) y Sierra Nevada (los volcanes) que rodean al Valle de México, la parte urbana, especialmente las zonas populares y el Estado de México, que ya son de concreto y asfalto.