Enfermedades causadas por la contaminación

Emma Rea

La ciudad de México es una de las ciudades más contaminadas del mundo y sus habitantes están sufriendo las consecuencias, las cuales se ven reflejadas en la salud, desde enfermedades cardíacas y respiratorias hasta neuronales. Los gases de los vehículos y el humo de las fábricas son elementos peligrosos tanto para el medio ambiente como para la salud, ya que la contaminación ambiental genera aproximadamente siete millones de muertes cada año en el mundo (datos de la Organización Mundial de la salud).

Causa aflicciones tales como mareos, dolor de cabeza y sinusitis, y enfermedades como el cáncer de pulmón, infecciones respiratorias agudas, asma, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), bronquitis y neumonía. Otro tipo de enfermedades causadas por contaminación son del tipo auditiva y nerviosas, provocan insomnio, dolores de cabeza y ansiedad.

La inhalación de partículas de contaminación facilita su paso de los pulmones a la sangre causando afecciones cardiovasculares, ataques en el corazón o cerebro y enfermedades a largo plazo, como anginas de pecho. En los fetos puede llegar a tener efectos en el desarrollo pulmonar y del cerebro.

En la Ciudad de México se realizó una investigación presentada por la BBC acerca de la exposición a la contaminación, indicó que pequeñas partículas de metal que se desprenden de los gases de escape de la combustión se introducen por la nariz y viajan hasta el cerebro, estas pueden causar daños al cerebro y contribuir a enfermedades como el Alzheimer y demencia.

Estas nanopartículas son diferentes a las de hierro que se sabe pueden estar presentes en el cerebro de forma natural, pero el tipo de mineral encontrado fue la magnetita. La autora del estudio Barbara Maher identificó anteriormente partículas de magnetita en muestras de aire de una calle transitada en Lancaster (Inglaterra).

“Cuando estudiamos el tejido vimos las partículas distribuidas entre las células y cuando hicimos una extracción de la magnetita había millones de partículas, millones en un solo gramo de tejido cerebral”.

Esas son millones de oportunidades para causar daños”, afirma.