La cadena trófica rota

Existe un equilibrio alimenticio llamado cadena trófica ,o más comúnmente como cadena alimenticia,  esta es la corriente de energía y nutrientes que se establece entre las distintas especies de un ecosistema en relación con su nutrición. Esta corriente de energía va de un eslabón a otro, desde el productor que obtiene su energía mediante la fotosíntesis hasta el depredador mayor. 

¿Qué implica la desaparición de un eslabón?

Al desaparecer un eslabón tras él también lo harán los eslabones posteriores, los cuales se tienden a caracterizar por llegar a depender de manera directa del mismo, pues se llegaran a quedar sin alimento y sin la energía necesaria para sustentarse y no podrán subsistir. Como resultado a este tipo de proceso se sobrepoblará el nivel anterior, como una consecuencia de que no existen los depredadores.

En el océano el tejido comienza con el fitoplancton el cual está desapareciendo debido a la contaminación del océano, por lo que, el fitoplancton es el primer eslabón de la cadena alimenticia del océano, con su disminución también descienden el resto de especies. 

Pesca (caza) descontrolada 


A la disminución por la baja de fitoplancton se suma otro problema derivado de la mano del hombre: según estudios de la Food and Agriculture Organization of the United States (FAO) las grandes pesquerías del mundo pescan más 100 millones de toneladas al año de las especies que más le interesan a los humanos como la sardina, el atún, el camarón, etc., por lo que sus depredadores se quedan sin alimento y la misma especie es sobre-cazada.  

En mares mexicanos, por ejemplo, el atún de aleta azul está en peligro de extinción, debido a la sobre explotación para la importación que se hace a todo el mundo, pero sobre todo a Japón. También, la mayor parte de especies de camarón en el país está sobre explotada; para 2013 sólo quedaban dos en buenas condiciones: los cafés del Golfo de México y del Pacífico mexicano.

Hace unas décadas el pescado era más barato que la carne en general, hoy ha caído la producción de los que crecen de manera silvestre. Según estudios, la cadena alimenticia marina es menos eficiente debido al cambio climático, pues hay una disminución de la capacidad de los animales para aprovechar los recursos, el aumento de la temperatura del agua somete a estrés a  la fauna marina, lo que lleva a una ruptura en la cadena alimenticia. Se advierte que en un futuro no muy lejano el mar proporcionará menos peces tanto para el consumo humano como para los animales marinos situados en la parte alta de la cadena