Apócalipsis del agua

Redacción

La UNAM tiene una campaña constante en su gaceta oficial explicando los problemas que se vendrán en cuanto el precioso líquido se vea limitado.

Según la información, en menos de 10 años estaremos frente al día cero, que será cuando la sequía termine con el suministro libre del agua, pasando a un racionamiento del líquido.

Algunas de las medidas que exponen que deberían ser implementadas de manera inmediata

Según la información, se considera que comenzarán cortes de agua, que cada vez serán más comunes, hasta que el agua sea suministrada por el gobierno en raciones muy pequeñas.

Los hábitos personales no son los únicos que afectan y desperdician el agua, pues estos solo representan el 8% del uso anual. La industrial utiliza 14% del consumo de agua, mientras que la agricultura emplea el 70%. «Ambos sectores explotan mantos acuíferos para producir bienes que luego venden al consumidor. El problema de las concesiones que se otorgan a la industria, es que el costo de este líquido es muy barato».

Según la Comisión Nacional del Agua, la agricultura utiliza entre 68 y 70%, la industria y las hidroeléctricas cerca de 14%, mientras que el uso doméstico es de alrededor de 10%.

México tiene disponibilidad de 0.1% del total del agua dulce del planeta, y la distribución de ésta, es desigual, el país está catalogado como zona semidesértica. En la clasificación mundial, México está considerado como un país con baja disponibilidad.

Además de la disponibilidad, el crecimiento poblacional hace que el promedio de agua por persona haya pasado de 18 mil metros cúbicos por persona en 1950, a 3 mil 692 para 2015.

La agricultura y ganadería son los sectores que más agua utilizan y los que más la desperdician. Según Conagua, 57% del total utilizado, se desperdicia principalmente por infraestructuras de riego ineficiente que se encuentra en mal estado, es obsoleta o tiene fugas. Las pérdidas por infiltración y evaporación son de más del 60% del agua que se almacena para uso agrícola.

Además, la contaminación que realizan al agua representa un problema adicional al desperdicio y a la poca disponibilidad, la industria es la principal contaminante cuando descargan aguas residuales. Para 2010, más de 70% de los cuerpos de agua de México estaba contaminado, resaltando las del Valle de México.

Aunque el porcentaje de agua que utiliza la industria es mucho menos que la de uso agrícola, genera la contaminación equivalente a la de 100 millones de habitantes, según datos de la CNA.

La industria azucarera es la que produce la mayor cantidad de materia orgánica contaminante y la petrolera y química las que producen los contaminantes de mayor impacto ambiental.

Además, en la Ciudad de México las cantidades de agua pluvial son mayores a ciudades como Londres, lamentablemente no hay infraestructura para captarla, tampoco hay lagos ni suficientes ríos y está lleno de concreto por lo que no es captada para el subsuelo.

Es importante reducir la huella hídrica, pero también lo es exigir a las autoridades mejor infraestructura y costos más elevados para la industria, además de que tomen medidas necesarias, o nos quedaremos sin agua en menos de una década.