Ayuno intermitente, ¿Qué es? ¿Es peligroso?

¿En qué consiste el ayuno intermitente? El ayuno intermitente consiste en establecer intervalos de tiempo más específicos para las comidas y entre 12 y 16 horas de ayuno al día.

“Es importante remarcar que el ayuno no puede considerarse una dieta, puesto que esta pauta implica restringir alimentos durante un tiempo determinado, mientras que el concepto de dieta alude a la ingesta habitual de alimentos y bebidas”, distingue Ana Zugasti, del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología (SEEN).

Las fórmulas de ayuno intermitente o esporádico más habituales son las de periodicidad diaria (al menos 12 horas de ayuno, siendo la más conocida la pauta “16/8”), existen otras, como la semanal (generalmente un día o dos a la semana de ayuno, seguidos o no). Dentro de esta segunda opción, la más popular es la llamada “dieta 5:2”, que propugna comer normal cinco días a la semana y una reducción severa de la ingesta (sobre el 75%) los dos siguientes. El ayuno con periodicidad mensual (ayunar un par de días seguidos cada mes) se practica en menor medida.

¿En que consiste el ayuno intermitente?

Uno de los más métodos más comunes de ayuno intermitente, conocido como 16/8, es una metodología nutricional basada en el ayuno intermitente y consiste en ayunar durante 16 horas (que suelen incluir las 8 horas de sueño), permitiendo la ingesta durante las 8 horas siguientes. La «ventana» de alimentación más común es desde las 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

Otro método 16/8: Si la última comida es a las 9 de la noche, la siguiente comida podría ser a la 1 del mediodía, donde se podría realizar la comida normal de este momento del día.

Para este ayuno no hay normas estrictas de lo que se puede ingerir en las horas permitidas. Se asume que con el período de ayuno se disminuye la ingesta habitual en 300 o 500 kilocalorías al día.

Pero hay que recordar que de nada sirve hacer cualquier tipo de estrategia dietética si no se parte de una alimentación basada en alimentos frescos, sobre todo verduras y frutas. Además, hay que recordar que esto se tiene que hacer bajo la supervisión de un experto.

¿Tiene beneficios?

Algunos de los beneficios que se señalan del ayuno intermitente pueden ser el aumentar la sensibilidad a la insulina o ser útil en hipertensión arterial. También sirve para controlar la sensación de apetito.

Riesgos y contraindicaciones del ayuno intermitente

Entre los efectos secundarios del ayuno están

  • Dolores de cabeza
  • Mareo
  • Dificultades para mantener la concentración
  • Alteración de otras enfermedades o de la absorción de medicamentos.
  • Déficit de nutrientes en función del tiempo de ayuno y la composición de la dieta que se consuma en las horas permitidas.

¿Puede provocar falta de energía en algunos momentos del día? Si se aprovecha las horas de sueño para hacer parte del ayuno y no se practica una actividad física importante, no tiene por qué ocurrir.

Las personas que tienen problemas de colesterol, presión sanguínea, diabetes o cardiopatías, o las mujeres embarazadas o en lactancia, niños y adolescentes, ancianos y personas con trastornos de conducta alimentaria o problemas de ansiedad deben consultar con un especialista antes de adoptar una dieta de ayuno intermitente.