Cierre y reapertura de antros “clausurados”

Después de años de señalar el crecimiento inusitado e ilegal de varios antros y restaurantes que funcionaban como cantinas o antros, con la entrada del nuevo director jurídico en la alcaldía, Gustavo García, apoyado por el Alcalde Víctor Romo, se empezó una revisión de todos los sitios de alto impacto tanto en Avenida Masaryk como en el centro de Polanco, misma que se ampliará a toda la colonia. El objetivo es regular y dar las sanciones correspondientes a los que violen el uso de suelo, horarios, que realicen ventas de alcohol a menores, etcétera.

En Plaza Masaryk, ubicada en Masaryk entre Anatole France y Lafontaine, hay 8 lugares de alto impacto, la mitad de ellos presuntamente con licencia de “restaurante” pero que operan como antros que estaban cerrando a las 5, 6 o 7 de la mañana de jueves a domingo. En la plaza, la alcaldía realizó un operativo con apoyo del INVEA y la policía en el que se verificaron y clausuraron 4 de estos sitios. Posteriormente se reabrieron, después de un primer acuerdo, mientras se revisaban los usos de suelo, en el acuerdo los antreros se comprometieron a cerrar en el horario marcado por la ley (3 a.m.). Pero, en el mes de mayo se les extendió el horario hasta las 4:30 a.m. Sin embargo, los vecinos aún están a la espera de que se revise el uso de suelo para que los que tengan uso de restaurante cierren a las 2:00 a.m., como la ley de establecimientos mercantiles marca.

Algunos que definitivamente no cumplían con uso de suelo fueron: Rubicó ubicado en Luis G. Urbina, que aparentaba ser una galería; así como el ubicado en Aristóteles 124 que fue suspendido por no presentar documentación, este reabrió a finales de junio, aunque no quitó los sellos, o el bar Nahnu que está en Virgilio que vendía alcohol sin comida en las banquetas, supuestamente había sido clausurado a principios del mes de mayo, pero reabrió a finales del mismo. 

Además a varios restaurantes se les pusieron límites, por ejemplo Harry’s pretendía poner mesas en plataformas gigantes en la avenida y en la glorieta masaryk, privatizando el espacio público, también querían iluminar todo su edificio, lo que está prohibido zona habitacional, los vecinos exigieron que no lo hiciera, pero parte de las plataformas siguen afuera sobre Av. Masaryk. Sólo queda exigir y esperar que las autoridades hagan su trabajo.