¿Cuál es el problema con la invasión de bicicletas en MH?

Luis Escobar

En febrero de 2010 la Secretaria Del Medio Ambiente De La Ciudad de México en común acuerdo con la alquiladora de bicicletas “ECOBICI”, iniciaron la propaganda y difusión para desincentivar el uso del automóvil y crear espacios para instalar cicloestaciones con anclajes, en diferentes puntos de las delegaciones Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Benito Juárez.

Después de 8 años la rentadora de bicicletas Ecobici por falta de mantenimiento y refacciones no estaba funcionando de buena manera, así entra a México la invasión masiva de bicicletas chinas con la firma “Mobike” empresa de bicicletas  que domina el mercado mundial con más de 9 millones de unidades en 15 países. Rene Ojeda, manager general de Mobike para México, se centró en las cifras de población y en sus tres primeras semanas como prueba piloto logro captar casi 23,000 usuarios y según una encuesta en la zona metropolitana del valle de México en el mes de abril 2.2 por ciento de la población de más de 6 años de edad realizo un viaje en bicicleta en un día entre semana y puntualizo que el objetivo será incrementar la cifra a 5 por ciento.

Por otro lado la otra empresa que también lleno los espacios públicos con sus bicicletas verdes, de origen nacional y que cuenta con socios como la firma Benotto, es “VBIKE” la cual inicio operaciones en febrero de 2018 en la delegación Benito Juárez, y asegura haber logrado captar más de 18,000 usuarios en sus primeras tres semanas en la Ciudad de México.

“DEZBA” las bicicletas eléctricas sin anclaje de cuarta generación color naranja y con sus tres modalidades que son: eléctrica, asistida y análoga, también de origen nacional.

Al problema se añadió el uso de “Scooters” pues los usuarios los dejan atravesados en las banquetas y andan en ellos a toda velocidad

¿Qué tienen en común estas nuevas bicicletas?

Las bicicletas cuentan con geolocalización y se desbloquean cuando el usuario escanea un código QR con la aplicación que es descargada en las tiendas de Apple y Google, es necesario el pago de depósito, suscripción, tarifas por minutos, penalizaciones por no respetar los espacios y áreas marcadas de estacionamiento según el mapeo de cada empresa, es importante destacar que ninguno de estos tres esquemas permite que el usuario deje la bicicleta en la calle.

Sin embargo no todo ha sido positivo para estos 3 nuevos sistemas privados, Mobike reporto el robo de algunas de sus unidades en días pasados, además se cree que fueron utilizadas para cometer diversas actividades delictivas fuera del perímetro en el que supuestamente debían ser utilizadas, en contraste con “Ecobici”, la competencia Mobike, Vbike y Dezba no tienen cicloestaciones y sus bicicletas pueden ser dejadas en cualquier espacio público, como dato histórico cuando en china inicio operaciones de bicicletas Mobike el problema residió en la invasión de banquetas, amontonamiento en áreas abiertas, obstrucción de pasos peatonales y allanamiento en áreas verdes.

Aquí en México se está gestando un nuevo fenómeno por parte de los peatones (bici-fobia) la cual es un miedo al comportamiento irracional de los ciclistas: ir por la banqueta a altas velocidades, no avisar cuando dan vuelta, aventarse contra el peatón y ahora el amontonamiento masivo de bicicletas en cualquier espacio de transito preferentemente peatonal, que de por si cada vez son menos, estos hechos no han hecho sino reiterar que los usuarios de estos medios ecológicos de transporte tienen poca educación cívica y falta de conciencia para con las demás personas que comparten estos espacios públicos.

Sabemos además que para motivar a los usuarios que respeten en dejar las bicicletas en lugares adecuados y estacionamientos ya sean privados o creados por el gobierno de la ciudad de México, estas empresas por medio de sus aplicaciones multan y en caso de reiteración son expulsados de las aplicaciones, al parecer estas sanciones no parecen ser inconveniente para los usuarios, por lo que urge que estos tres servicios refuercen sus campañas de adiestramiento en materia cívica-ética y movilidad(reglamento de bicicletas) para que este medio de transporte no sea visto como trincheras de caucho y aluminio en las calles y espacios públicos, ni como estorbo para el peatón y transeúntes, y que siga mejor creciendo con una mejor cultura de sana convivencia para con los usuarios y peatones.