Cubrebocas desechables contaminan gravemente las playas desde que comenzó el COVID-19

La contaminación en los mares por parte de los cubrebocas se observa mayormente en china, donde nació la reciente epidemia COVID-19.

Imagen: Ocean Asia

La ‘mega-producción‘ de cubrebocas desechables aumentó significativamnte desde el comienzo del contagio del COVID-19, pero llegó a límites no imaginados desde la pandemia anunciada por la Organización Mundial de la Salud.

Miles de personas son las encargadas de la fabricación de cubrebocas, muchas de ellas ‘sobre-explotadas’ según afirmó el diario británico The Guardian. Los desechos de estos cubrebocas han provocado que las playas de Hong Kong y el mundo se encuentren gravemente afectadas.

Miembros de la organización Ocean Asia encontraron más de 70 cubrebocas desechables tras caminar por solo 100 metros de playa,en la zona costera de las islas de Soko, cerca de la ciudad de Hong Kong.

Imagen: Ocean Asia

Según señalan los miembros de la organización, la grave contaminación por cubrebocas inició desde la pandemia del Coronavirus.

Imagen: Ocean Asia

Al igual que con el resto de la basura, los cubrebocas pueden ser confundidos e ingeridos por la fauna marina, esto puede provocar un bloqueo en sus intestinos y finalmente matarlos.

La contaminación por este tipo de material no solo puede afectar a los animales, sino también a los humanos. A pesar de que los cubrebocas son una manera efectiva de evitar el contagio del Covid-19 estos deben ser desechados de una manera correcta, sino se pueden convertir en un foco de infección.

Imagen: Ocean Asia