El musgo y el heno que pones en tu nacimiento pueden no ser legales

Cada año durante la temporada navideña miles de familias ponen escenarios que simulan el nacimiento de Jesucristo, para adornar de manera más natural usan heno y musgo, sin embargo  no muchos saben que la explotación de estas plantas está regulada y no siempre se comercializa de manera legal.

Desafortunadamente no hay manera de saber con certeza si el musgo y el heno que se compra es legal, es necesario tener en cuenta que estas plantas son importantes para su ecosistema,

La importancia del musgo y el heno

Estos dos son sumamente importantes para su ecosistema, la comercialización del musgo y del heno es regulada por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). La sobre-explotación de estas plantas está penada con considerables multas.

El musgo es vital para la captación de agua, mantiene al suelo de los bosques  húmedo, evita la erosión del suelo y ayuda a la germinación de las semillas de otras plantas. Además, el musgo es un microecosistema, esto quiere decir que alberga otras especies de plantas e insectos.

El heno no es una planta parasitaria, aunque se adhiere a los árboles, pero no depende ni daña a estos, también es un microecosistema y, al igual que el musgo, ayuda a capturar agua, aunque en menor cantidad. Estas plantas se suelen encontrar en bosques de pino, oyamel, encino y pino-encino.


¿En qué casos es legal?

Solo se pueden seleccionar plantas en la etapa de madurez de cosecha. En el caso del musgo, no se puede sustraer más de 2 metros de ancho de la planta y no se puede retirar más del 50% de las existencias en cada sitio. De esta manera se asegura la pronta regeneración de la planta (que no podrá volver a ser cosechada hasta que haya terminado de regenerarse).

En caso de que sea sustraída de las orillas de ríos, arroyos o cuerpos de agua, debe dejarse una franja de por lo menos 2 metros, para prevenir la erosión. Tampoco se puede extraer tierra al momento de retirar las plantas.

Al sustraer el heno, está prohibido derribar o dañar los árboles que le sirven de soporte. Tampoco se podrán tomar especímenes donde habite fauna silvestre.

 Tanto la Profepa como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) son los organismos responsables de monitorear los predios autorizados para la venta de musgo y heno, procurando que los consumidores obtengan mercancía sustentable.