Encuentran hogueras de primeros habitantes en América en Quintana Roo

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron los vestigios más antiguos de hogueras usadas por los primeros habitantes de América, en la cueva inundada Aktun-Ha, cerca de Tulum, Quintana Roo.

Los vestigios fueron encontrados en Aktun-Ha, una cueva inundada –o cenote–, que hace 15 mil años, cuando el nivel del mar era 150 metros más bajo que el actual, estaba seca. Los hallazgos son fogatas con antigüedad de 10 mil 500 años, colocadas en lugares estratégicos que permiten obtener fuego e iluminación, y son una guía para regresar a la superficie. 

La investigación fue publicada en la revista Internacional Geoarchaeology, y confirma la hipótesis de que se trata de vestigios del uso de fuego de los primeros pobladores de la Península de Yucatán. 

En ese sitio único, a 30 metros bajo el agua y unos 100 metros de la entrada, en el salón o galería conocido como Cámara de los Ancestros, arqueólogos de la Subdirección de Arqueología Subacuática del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hallaron 15 acumulaciones de carbón, posibles hogueras que fueron cuidadosamente documentadas, medidas y muestreadas, junto con los expertos de la Universidad Nacional.

Se sabe que la población prehistórica de Quintana Roo no habitaba en las cuevas, sino que las utilizaban como contextos funerarios y rituales. Esa población perduró más de cuatro mil años y en ese lapso se diferenció del resto de los grupos del continente esto incluye las diferencias en sus ritos funerarios, pues los esqueletos de Quintana Roo tienen variantes en comparación a los encontrados al norte o sur de América.

Se encontró, entre otros resultados, que la “edad” de las hogueras es de 10 mil 500 años y que los carbones se produjeron in situ; el fuego se originó ahí mismo y las temperaturas alcanzadas en esas fogatas fueron de entre 200 y 600 grados centígrados. 

Posiblemente algunas de las hogueras se usaron para preparación de comida o para calentar, y las que se encontraron en una especie de nichos podrían haber servido para iluminar el lugar, concluyó Solleiro. 

IMAGENES: BOLETÍN UNAM

El trabajo de investigación contó con el financiamiento y colaboración de la Dirección General de Asuntos del Personal Académico de la UNAM, la Universidad de Santiago de Compostela, España, y National Geographic Society.

El boletín de la UNAM:
https://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2020_404.html