Es oficial: pasó la norma de etiquetados claros

Las empresas tendrán 5 años para cambiar las etiquetas.

La modificación a la Norma Oficial Mexicana 051 inició en agosto de 2019 y finalizó este 27 de marzo, cuando se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la actualización de la NOM-051 sobre etiquetado frontal para alimentos y bebidas no alcohólica. Todo esto se logró aún pese a que grupos de empresas intentaron frenarla.

Te puede interesar: Juez frenó los etiquetados claros en México

Se realizó el cambio tras más de 20 reuniones de todos los sectores que participaron en el grupo de trabajo, la aprobación en los comités nacionales de normalización de Economía y Salud, una consulta pública, en la que se recibieron más de 5 mil comentarios de la industria, y la reunión de procedimiento realizada por los comités.

¿Cómo será el nuevo etiquetado?

Los cambios más notorios son: etiquetados claros, en la que se establece que los productos preenvasados deben ostentar sellos de advertencia de grasas saturadas, azúcares altas o la leyenda de edulcorantes. Y los productos que tengan uno o más sellos de advertencia no podrá incluir en la etiqueta personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas o mascotas. no podrá incluir en la etiqueta nada que atraiga al público infantil como: animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas o mascotas. Esta disposición entrará en vigor a partir del 1 de abril de 2021.

Lo anterior es solo una parte de los nuevos lineamientos que deberán cumplir las compañías que elaboren alimentos y bebidas no alcohólicas, para lo que tendrán un plazo de cinco años distribuidos en tres fases.

¿Por qué cambiarán los etiquetados?

La nueva regulación tiene como objetivo que la población pueda conocer de una forma sencilla y rápida el contenido en los productos ultrapocesados y así determinar si es alto en azúcares, sodio o grasas saturadas, lo que representa riesgos para la salud en un consumo excesivo. 

Para ello se usarán octágonos negros con contorno blanco que deberán estar colocados en la esquina superior derecha de la superficie principal de exhibición del producto. En los productos con superficie principal de exhibición menor a 60 centímetros cuadrados se podrán colocar los sellos en cualquier área de dicha superficie.

Para el cálculo y evaluación de los valores y perfiles referentes a la información nutrimental complementaria se establecieron tres fases:

Primera fase: del 1 de octubre de 2020 al 30 de septiembre de 2023 (donde se incluye que los productos con uno o más sellos de alto contenido de azucares, grasa o edulcorantes no deberán traer «personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas o mascotas, elementos interactivos, tales como, juegos visual – espaciales o descargas digitales, que, estando dirigidos a niños, inciten, promueven o fomenten el consumo, compra o elección de productos con exceso de nutrimentos críticos o con edulcorantes, y hacer referencia en la etiqueta a elementos ajenos al mismo»).

La segunda fase es del 1 de octubre de 2023 al 30 de septiembre de 2025 y la tercera fase, del 1 de octubre de 2025. Para la tercera fase, las etiquetas deberán incluir información nutrimental complementaria que especifique si el producto tiene añadidos de azúcares libres, grasas o sodio, además de seguir aplicando íntegramente las disposiciones contenidas en la tabla anterior.

Además, Profeco a cargo de Ricardo Sheffield tiene hasta antes del 1 de octubre de este año para publicar los lineamientos para el registro y reconocimiento de organizaciones o asociaciones profesionales que puedan emitir sellos o leyendas de recomendación para alimentos y bebidas no alcohólicas.

Los productos que no deberán llevar sellos de advertencia son aquellos que incluyan un solo ingrediente, como hierbas, especias o mezcla de ellas; extractos de café, granos de café enteros o molidos descafeinados o no y que no contengan ingredientes añadidos diferentes a aromas; infusiones de hierbas, té descafeinado o no, instantáneo y/o soluble que no contengan ingredientes añadidos; vinagres fermentados y sucedáneos.

Asimismo, el agua para consumo humano y agua mineral natural; y los productos en que la superficie más amplia sea inferior a 78 centímetros cuadrados, siempre que incluyan un número telefónico o página web en la que el consumidor pueda obtener información sobre la declaración.

También puedes leer: Ultraprocesados: el enemigo de la salud pública de Latinoamerica