Investigadores del IPN realizan cura contra la colitis nerviosa o colón irritable utilizando agave

Redacción

El Síndrome del Intestino Irritable (SII) conocido como colón irritable, colitis nerviosa, colitis espástica o colón espástico, los síntomas son: presencia de dolor y distensión abdominal, con períodos sintomáticos, asociado a alteraciones en el ritmo intestinal ocurriendo períodos de diarrea, estreñimiento o ambos.

Entre las causas aceptadas y demostradas es que hay alteraciones de la sensibilidad digestiva, influenciadas por factores psicológicos, como el estrés. La microbiota intestinal tiene un papel muy importante sobre activación del sistema inmune a nivel de las paredes intestinales, que podría condicionar esta patología.

Otras alteraciones que se han propuesto que pueden influir esta enfermedad son la gastroenteritis, intolerancias alimentarias y alteraciones hormonales.

Este síndrome lo padecen cada vez más personas, además de ser uno de los más comunes según un estudio sobre el Síndrome de Intestino Irritable, publicado en la Revista de Gastroenterología de México en septiembre de 2016, se estima que entre 16 y 30% de la población lo padece y afecta principalmente a mujeres menores de 45 años.

Para combatirlo, científicos del Instituto Politécnico Nacional probaron la efectivad de los prebióticos provenientes del agave tequilana Haw en personas con este síndrome. Después de 5 años de investigaciones entre el IPN y el Instituto Nacional de Nutrición ‘Salvador Zubirán’ obtuvieron resultados alentadores.

El grupo de investigación es encabezado por Antonio Ruperto Jiménez Aparicio, Martha Lucía Arenas Ocampo y Brenda Hildeliza Camacho Díaz, científicos del Centro de Desarrollo de Productos Bióticos (Ceprobi), del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Los investigadores realizaron un tratamiento con una gelatina adicionada con agavinas, después de un mes de su consumo disminuyó la inflamación y las personas que evacuaban una o dos veces por semana incrementaron la frecuencia a dos por día, sin molestias ni diarrea.

Sin embargo, los resultados se postergan solo hasta 15 días después del consumo, por lo que se recomienda ingerirlo constantemente, porque la función de las agavinas es alimentar a la microbiota del colon, que los consume, fermenta y provoca que haya mayor motilidad en el intestino, sin causar efectos adversos.