La creación de artesanías mexicanas en decadencia

Emma Rea

El arte popular mexicano no se ha valorado a través de la historia en el país, lo propio se hace a un lado a causa de la enajenación por las nuevas tendencias traídas del extranjero, a diferencia de otros países como Japón que protege a sus artesanos y los proclama patrimonio cultural; a este desprecio se añade el reciente aumento de venta de imitaciones que no logran la gran labor que el artesano dedica con esmero y tiempo, sin respetar que son tradiciones heredadas de sus antepasados y que en muchos casos representan la historia de su pueblo o a su comunidad.

Sin embargo, persisten algunas tiendas que venden productos mexicanos artesanales como Arts&Craft: Las Artesanías que desde hace 26 años vende piezas de artesanos virtuosos y la mayoría de ellos ofrecen sus productos en esta tienda desde su inauguración.

Platicamos con Gerardo Rubio, encargado general de la tienda ubicada en el Pasaje Polanco, acerca de la variedad de mercancía que manejan, nos contó que lo que diferencia a Arts&Craft de otras tiendas es que no tienen intermediarios, trabajan directamente con los artesanos y les compran a precios justos sus productos, evitando regatear y depreciar como lo hacen otras tiendas nacionales y extranjeras.

Las artesanías que ofrecen son de diferentes poblados de diversos estados como Guerrero, Oaxaca, Michoacán, Guanajuato, Jalisco, Puebla, Nayarit, Chiapas, Estado de México, Tlaxcala, entre otros.

Los diferentes materiales de los que están hechos los productos que ofrecen dependen de la comunidad: puede ser palma, vidrio soplado, diferentes textiles, plata, chaquira, barro policromado, barro pintado, madera, cerámica, frutos secos (conocidos como huajes), talavera, entre muchos otros.  

A pesar de que muchos de estos productos representan a una comunidad, muchas de las personas que viven en los poblados ya no están interesadas en la elaboración de artesanías, por lo que le preguntamos al señor Rubio ¿Por qué considera que están disminuyendo los artesanos en nuestro país? Nos comentó que es porque se van a Estados Unidos. Las personas de nuestro país no valoran el trabajo artesanal, el arte popular, por lo que no se los pagan bien.

También hay muchos acaparadores -que ya tienen artesanos “de planta”- que van a los pueblos chicos fijan sus precios y no se los compran sino es a su precio. Y los intermediarios (por lo general de empresas extranjeras) los castigan en sus precios –esto es, que los obligan a cobrar en menor cantidad o no les compran-. Al final, hacen lo mismo, les pagan mucho menos por un trabajo que tarda semanas o meses. Quieren comprar como si fueran piezas de producción en masa y no como si fueran productos hechos a mano y representativos de una comunidad.

Además, las nuevas generaciones no aprenden el arte popular de sus pueblos, se van a trabajar de otra cosa o migran.

El señor Rubio considera que los jóvenes ya no se interesan porque ven que sus padres, que han trabajado toda la vida en las artesanías de su comunidad, no tienen buenas condiciones de vida, o no son bien remunerados.

Los jóvenes ya no se interesan y muchos de los artesanos están migrando por las escasas oportunidades que tienen en su comunidad, la disminución de artesanos ha tenido un impacto en la producción y se ve reflejado en cuanta mercancía les llega: se ha vuelto limitado, tardan más o los pueblos ofrecen menos cantidad de mercancías.

A su vez, nos comentó que las ventas han bajado, porque hay incertidumbre por parte del turismo en cuanto a la nueva administración pública del país. Si a esto añadimos que ahora tienen competencia con productos chinos hechos en masa, los cuales son más baratos y que la imitación es casi idéntica, aunque con otros materiales (el más común es el plástico), se entiende porque están disminuyendo las ventas y la generación de artesanías.