¿La mala alimentación perjudica el cerebro?

No hay forma de escapar de ellos, los alimentos demasiado dulces llenos de grasas malas y ricos en energía están en todas partes, desde hace décadas estos  modernos hábitos alimenticios le causan problemas a nuestro cuerpo.

¿Pero qué hay del cerebro? ¿Perjudica nuestra mala alimentación a nuestra salud mental, a nuestro estado de ánimo y nuestra capacidad mental?

Iniciemos desde el nacimiento, el cerebro de un embrión se desarrolla durante el embarazo, el rendimiento posterior depende de la forma en que se alimente, de lo que ha comido la madre durante esos nueve meses. Hace tiempo que se conocen las consecuencias de una mala alimentación para la salud del feto, en la actualidad la profesora Felice Jacka de la universidad de Melbourne se ocupa de los efectos de la alimentación en la funciones cerebrales, estudio el comportamiento de miles de niños después de haber observado los hábitos alimentarios de sus madres, en un amplio estudio de 23,000 mujeres embarazadas.

“Seguimos de cerca que comida chatarra y alimentos procesados industrialmente comían y que alimentos saludables nutritivos y ricos en fibra, luego examinamos la salud emocional de los niños de 18 meses a los 5 años, por supuesto también se tuvieron en cuenta factores como  el nivel de formación, los ingresos, la salud mental de la madre y el estilo de la educación. El resultado fue evidente; las madres que consumieron más comida chatarra y alimentos procesados industrialmente como refrescos, dulces, refrigerios salados, pasteles y galletas durante el embarazo tuvieron hijos más propensos a la agresión y a las rabietas”  

Profesora Felice Jacka

Esta preocupante correlación sugiere que la alimentación de la madre afecta la salud mental del niño sin embargo esto aún no se ha probado a nivel biológico pero la profesora Felice Jacka ya está convencida de ello y dice “este amplio estudio Noruego mostro que la alimentación de los niños también es importante independientemente de lo que haya comido la madre, es decir los niños que comían demasiada comida chatarra y muy poca comida saludable a menudo mostraban un comportamiento furioso o agresivo pero también dolor, miedo, inquietud y pesadillas”.

Te puede interesar: Dieta alta en grasas promueve el comportamiento depresivo

Desde entonces las conclusiones de la profesora Felice Jacka han sido confirmadas por estudios en España, los Países Bajos y Canadá. Los investigadores del cerebro ven la causa en una ingesta excesiva de azúcar y grasas pero también en una alimentación desequilibrada, los alimentos procesados industrialmente y la comida chatarra que a menudo carecen de nutrientes no proporcionan lo que necesita el cuerpo y especialmente las neuronas. Y para concluir la profesora Felice Jacka advierte que  “cuatro días de alimentación chatarra es suficiente para deteriorar las tareas de nuestro Hipocampo (sobre todo en el campo de la memoria)”.     

Fuentes

https://foodandmoodcentre.com.au/

https://www.researchgate.net/publication/283955000_Lifestyle_factors_in_preventing_mental_health_disorders_An_interview_with_Felice_Jacka

https://www.researchgate.net/profile/Felice_Jacka