Pfizer ocultó que uno de sus medicamentos podría prevenir el alzhéimer

Redacción

A principios del año pasado, el gigante farmacéutico Pfizer anunció que no continuaría la investigación en búsqueda de nuevas medicinas para tratar el alzhéimer y la enfermedad de Parkinson.

La empresa farmacéutica invirtió millones de dólares en la investigación para los tratamientos del alzhéimer, pero tras años de búsqueda llegaron a la conclusión de que la inversión era infructuosa. Pfizer justificó la decisión como «el resultado de un ejercicio de reasignación de gastos para enfocarnos en aquellas áreas donde nuestra cartera de productos, y nuestra pericia científica, son más fuertes».

Sin embargo, The Washington Post reveló que su momento Pfizer no compartió ni comprobó los resultado de un estudio que implicaba combatir de manera más efectiva el alzhéimer. La información que ocultó se basó en el análisis de cientos de miles de reclamaciones por parte de compañías de seguros, que arrojaron que una de las medicinas más populares de Pfizer -Enbrel, un desinflamante empleado para tratar la artritis reumática-, los resultados dicen que parece reducir el riesgo del alzhéimer en 64%.

En una presentación preparada para un comité interno de Pfeizer de inicios de 2018 «Enbrel podría potencialmente prevenir, tratar y retardar la progresión de la enfermedad de alzhéimer de forma segura”.

La farmacéutica, sin embargo, le confirmó a The Washington Post que no solamente descartó realizar la prueba clínica que habría permitido comprobar o descartar esta hipótesis, sino que también decidió no hacer público el hallazgo. La compañía, como parte de su defensa dijo al Washington Post “ (…)que durante sus tres años de revisiones internas decidió que Enbrel no se mostraba prometedora para la prevención del alzhéimer porque la droga no llega directamente al tejido cerebral».

En el reportaje también se lee que «Pfizer dijo que optó por no publicar sus datos debido a sus dudas sobre los resultados. Dijo que la publicación de la información podría haber llevado a científicos externos por un camino inválido”.

Múltiples académicos e investigadores importantes se mostraron indignados por la noticia: «Disponer de esos datos sería útil para la comunidad científica. Todos los datos, sean positivos o negativos, nos dan más información para tomar mejores decisiones«, dijo Keenan Walker,  estudioso del alzhéimer y profesor de medicina en la universidad Johns Hopkins.


Publicación del Washington Post: https://www.washingtonpost.com/business/economy/pfizer-had-clues-its-blockbuster-drug-could-prevent-alzheimers-why-didnt-it-tell-the-world/2019/06/04/9092e08a-7a61-11e9-8bb7-0fc796cf2ec0_story.html?noredirect=on&utm_term=.0500b51faf59