Problemas en la salud generados por el plástico

Redacción

El plástico está formado por polímeros, en su mayoría derivados del petróleo, a los que se le añaden compuestos químicos que constituyen más del 50% del peso del plástico, todos son añadidos por diferentes motivos y funciones:

  • Los plastificantes proporcionan la flexibilidad, dureza o rigidez, dependiendo del producto.
  • Los estabilizantes inhiben o retardan el mecanismo de oxidación y degradación de los polímeros durante su fabricación.
  • Los retardantes de llama se añaden a todo tipo de material para evitar su flamabilidad.  Así, si se produce un incendio, la propagación de las llamas es más lenta.
  • Se añaden filtros solares para absorber la luz UV y así aumentar la vida útil de los plásticos expuestos al sol.
  • Los antibacteriales se añaden para evitar que bacterias crezcan en el plástico. 

Los compuestos químicos asociados a los plásticos, cno provocan intoxicaciones agudas ni  producen efectos adversos inmediatos. Sin embargo, sí que producen una toxicidad crónica, es decir, provocan los efectos adversos como resultado de pequeñas dosis diarias de una sustancia química.

Algunos son disruptores endocrinos: imitan el comportamiento de las hormonas e incluso concentraciones pequeñísimas pueden producir mutaciones graves a nivel celular. Algunas de las alteraciones que se han relacionado con los aditivos tóxicos del plástico son diversos tipos de cáncer, infertilidad, problemas de desarrollo, enfermedades neurodegenerativas, enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes.

Del plástico se desprenden los microplásticos, que son pequeñas partículas derivadas de este material que miden menos de medio centímetro, estas suelen llegar al mar y se encuentran en la carne del pescado que se consume. Los microplásticos tienen la capacidad de atraer y acumular las sustancias tóxicas presentes en el océano, funcionan con un transporte de contaminantes.

Los compuestos químicos ingeridos no se metabolizan, por lo que se van acumulando en el animal a lo largo de toda su vida. Se produce el efecto de la biomagnificación: los niveles de estos compuestos van aumentando a medida que se asciende en la cadena trófica, de forma que las presas tienen menor concentración de sustancias tóxicas que el predador.