Reducir el consumo de 300 calorías mejora notablemente tu salud

Redacción

Investigadores de Duke Health realizaron análisis durante dos años a un grupo de personas que redujo su consumo calórico para el estudio. El ensayo se publicó en la revista The Lancet Diabetes & Endocrinology.

En adultos que tienen un peso saludable o que solo pesan unos kilos de más, reducir unas 300 calorías al día mejoró significativamente los niveles de colesterol, presión arterial, azúcar en la sangre y otros marcadores, según este ensayo aleatorizado y controlado de 218 adultos menores de 50 años. 

El ensayo forma parte de un proyecto en curso con los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos llamado CALERIE (Evaluación integral de los efectos a largo plazo de la reducción de la ingesta de energía).

Durante el primer mes de las investigaciones el grupo de participantes comió tres comidas al día que reducirían una cuarta parte de sus calorías diarias para ayudarles a capacitarlos sobre la nueva dieta. Los participantes también asistieron a sesiones de asesoramiento individual y grupal durante los primeros seis meses del ensayo, mientras que los miembros de un grupo de control simplemente continuaron con su dieta habitual y se reunieron con los investigadores una vez cada seis meses.

Se pidió a los participantes que mantuvieran la reducción del 25 por ciento de calorías durante dos años. Su capacidad para hacerlo variaba, ya que la reducción promedio de calorías para todos los participantes era aproximadamente del 12 por ciento. Aun así, fueron capaces de sostener una caída del 10 por ciento en su peso, el 71 por ciento de los cuales era grasa, según el estudio.

Hubo numerosas mejoras en los marcadores que miden el riesgo de enfermedad metabólica. Después de dos años, los participantes también mostraron una reducción en un biomarcador que indica una inflamación crónica que también se ha relacionado con enfermedades cardíacas, cáncer y deterioro cognitivo.

Las calorías no son malas, se trata de la energía que necesita el cuerpo para poder realizar diferentes actividades.  El problema con ellas es que si se consumen más de las que se usan, estas se transforman en kilos de más que pueden derivar en diferentes enfermedades como obesidad, diabetes y problemas cardíacos.

Existe una serie de acciones para reducir su consumo:

1. Puedes seguir tomando café diario, solo asegúrate de no ponerle azúcar. En su lugar, opta por darle sabor con extracto de vainilla o canela. Intenta dejar el azúcar o disminuir su consumo. .

2. Bebe bastante agua. El agua hace que te sientas lleno y que tu metabolismo funcione de la mejor forma posible.

3. Cocina con aceite de coco o aguacate. Solo una cucharada por guiso. 4. Para evitar los antojos come verduras crudas con limón como zanahoria y pepino. Igualmente, para quedar saciado a la hora de la comida inicia con la ensalada.

4. Deja los aderezos, la mantequilla y la mayonesa. Sustituyelo por opciones más saludables y menos grasosas como vinagretas o jugo de limón.